Ana Morales, Compañía de danza Sin Permiso

Canciones para el silencio

Hay espacios en nuestro interior que son como nuestros desvanes, donde acumulamos igual que objetos olvida- dos algunos recuerdos lejanos. Esos espacios viajan en un lugar profundo de nosotros y se pierden en la frontera entre la razón, el sueño y la memoria.

Para Ana Morales, el recuerdo del padre está ligado a su relación con Andalucía y el flamenco, con una manera de entender el arte y la vida. Sin embargo, durante mucho tiempo, el acceso a su memoria fue prohibido por él mismo, envuelto en una nube de misterio.

Ana entra hoy en ese espacio, donde se esconden los “por qué” de algunas grandes cuestiones. Y lo hace Sin permiso, a modo de ritual, para encontrarse con esos recuerdos y exorcizarlos, dejar entrar el aire y encontrar las pistas de sus futuros pasos.

Nacida en Barcelona, se forma en el Conservatorio y completa sus estudios con maestros como Rafael CampalloJuana Amaya, Eva Yerbabuena, Isabel Bayón o Andrés Marín.

Ha trabajado en el Ballet Flamenco de Andalucía, con Antonio el Pipa, Javier Latorre, Javier Barón, Andrés MarínRafael Estévez, Miguel Ángel Cortés, entre muchos otros. Además, participa en la película Iberia de Carlos Saura y estrena sus propias producciones: De sandalia a tacón y Una mirada lenta.

Ha recibido numerosos reconocimientos: el Premio Desplante del Festival Internacional de Cante de Las Minas de La Unión 2009, el Premio Giraldillo al Baile de la Bienal 2018, el Premio Lorca a la Mejor Coreografía 2019, el Premio Lorca a la Mejor Intérprete Femenina de Danza 2019, y el Premio Lorca Mejor Espectáculo de Flamenco 2019.