Ovidia

Público adulto (a partir de 15 años)

Un relato que se acerca naturalmente al mito; de tiempo y espacio indefinidos, narración exagerada y de protagonista con cualidades semi-fantásticas.Ovidia basa su contenido en la mezcla de realismo poético y tragedia bukowskiana; creando en el espectador una sensación de claustrofobia que sólo podrá superar cuando irrumpa Señor Sapo con su comedia absurda. 

 

Galería

Compañía: La Société de la Mouffete

Sobre el espectáculo
Ovidia y Sr. Topo son gemelos anómalos, en tanto que mujer y hombre, los dos han sido creados en la “Placenta de humanos”, y es exactamente ahí donde tendrá lugar el fatal accidente que marcará sus vidas (naciendo ella con dos corazones, el suyo propio y el de su hermano, y dejando al Señor Topo en la más pura apatía emocional). Lejos de ser una ventaja, esta “dispar perspectiva” que aumenta o disminuye como una lupa su sensibilidad, es un seguro de incomunicación e incomprensión que les conducirá a distintas formas de aislamiento como única solución para encontrar su lugar dentro de la estructurada ciudad. Ovidia lo asumirá sin más remedio que refugiarse en su habitación, para no sucumbir ante la belleza y el horror exterior. Motel que comparte con Sr. Sapo, dueño del establecimiento, con el que mantiene una singular relación desde hace años. Pero su escondite no es hermético, la vida se le cuela por todas partes y está obligada a reaccionar. Señor Topo acaba de trasladarse al motel del extrarradio donde vive su hermana; después de una eternidad separados. Emprenderán con este “encuentro” el viaje hacia el resto de sus vidas...

Formalmente Ovidia basa su contenido en la mezcla de realismo poético y tragedia bukowskiana; creando en el espectador una sensación de claustrofobia que sólo podrá superar cuando irrumpa Señor Sapo con su comedia absurda. Bajo la mezcla de estos estilos se oculta el tema principal del espectáculo: la inadaptación social; seres a los que su particular carácter les aparta de la sociedad, incapacitándoles para interactuar con el medio al sentirse sobrepasados de emociones, hasta por los acontecimientos más cotidianos.

Sobre la compañía
Creada por Vera González en el 2011, la Société tiene como finalidad servir de plataforma a sus integrantes para desarrollar proyectos teatrales, editoriales y de artes performativas especializados en títeres para adultos y en la intervención de objetos. La búsqueda escénica se realiza colectivamente y la disposición de trabajo es la de un laboratorio teatral que enfatiza su investigación en la interacción entre el actor y el muñeco/objeto (sus encuentros emocionales, el diálogo cuerpo-materia, la disputa de la posesión del espacio escénico, el relevo narrativo). En oposición al teatro convencional, donde el actor pone sólo su voz y su cuerpo al servicio del director de escena, proponemos una forma de trabajo meticulosa en la que el director orqueste todos los hallazgos encontrados por los actores durante el proceso; sin perder nunca la unidad dramática ni el propósito final: el encuentro comunicativo con el espectador. Quedan así redefinidos el rol del director y del actor, pasando a ser todos figuras imprescindibles dentro de la creación, dado el imaginario aportado por cada uno.

Ficha artística y técnica

Dirección artística:                                      Vera González
Dirección manipulación:                            Javier Jiménez
Actores madrionetistas:                             Esther D’Andrea, Lucas Escobedo / Álvaro Torre y Vera González
Creación marionetas:                                 Gavin Glover y La Société de la Mouffete
Escenografía:                                               Molina FX y La Société de la Mouffette
Diseño iluminación:                                    Juanjo Llorens
Diseño sonoro:                                            Iñaki Rubio
Vestuario:                                                     Ana López
Fotografía:                                                    Pedro Gato
Diseño imagen:                                           Nuria Gondiaz
Agradecimientos:                                       Jasón Guerra y José Troncoso

Video