Dos dinastías fundamentales para la historia del flamenco, dos familias unidas por un pasado compartido, por el tiempo, el respeto y el cariño, se reencuentran en el escenario en un formato íntimo y conmovedor.

Pepe Habichuela, el último representante de una época imprescindible para la guitarra flamenca, acompaña al primogénito de su amigo y compañero: Kiki Morente, joven cuyo cante madura y promete.

Con una generación de por medio, el tándem histórico se perpetúa y en sus más de 60 años de trayectoria artística, la guitarra de Habichuela vuelve con gusto, a tocar para Morente.

Pepe Habichuela, es considerado una institución en el flamenco. Se inicia en la guitarra con Vicente Escudero y Sabicas, y a lo largo de su carrera ha acompañado a figuras como Juanito Valderrama, Pepe Marchena, Camarón o Enrique Morente.

Su inquietud creadora, su depurada técnica, su afición al cante y su extrema sensibilidad, le han llevado a colaborar con figuras del jazz, como Dave Holland o Don Cherry, y de la música hindú como Nithin Sawhney, Anoushka Shankar o The Bollywood Strings.

Kiki Morente, cantaor, guitarrista y compositor, hijo del inolvidable Enrique Morente, comenzó su carrera acom- pañando a su padre por los escenarios del mundo, destacando por su madurez escénica.

Además de una inmensa potencia vocal, Kiki ha heredado de su padre la intuición para actualizar el género sin renunciar a los orígenes. Imprime su propia personalidad en sus interpretaciones y captura al público gracias a su carisma. En 2017 publicó su primer álbum en solitario con Universal: Albayzín.