Miércoles, 15 de mayo - Ramiro Morales Alfabeto disonante.

La guitarra barroca nació como instrumento sin pretensiones, como un divertimento para aficionados y muy facilísimo de tañer, como indicarían algunos métodos, no sin una buena dosis de estrategia publicitaria. Así fueron los inicios del estilo y el contexto donde se desarrolló el uso de la guitarra barroca, en la calle y en las casas, pero esto no fue más que el principio. Las características tímbricas, la supuesta sencillez técnica de ejecución, la facilidad para desarrollar la armonía y la gracia del tañer rasgueado, hizo rápidamente de la guitarra un instrumento muy reconocido y popular, surgiendo, en un nutrido campo de novedades y experimentación, grandísimos intérpretes y compositores.

Galería