El origen del Centro Cultural de Villa, denominado actualmente Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa, está unido a la remodelación de la Plaza de Colón que se llevó a cabo por una serie de problemas y necesidades en la ordenación y la urbanización de este espacio y su entorno. El Ayuntamiento de Madrid encargo este nuevo proyecto al arquitecto Manuel Herrero Palacios, que propuso aprovechar la zona subterránea que quedaba una vez remodelada la plaza con la construcción de un Centro Cultural. El 15 de mayo de 1977 los Reyes de España acompañados, por el presidente del Gobierno Adolfo Suárez, inauguraron el Centro Cultural de la Villa.

El centro consta de cuatro espacios culturales: la Sala Guirau, la Sala Jardiel Poncela, la Sala de Exposiciones y la recién inaugurada Sala Polivalente.

La Sala Guirau tiene un aforo total de 689 personas y en ella se programan espectáculos de las diferentes artes escénicas como son conciertos, zarzuela, espectáculos infantiles, danza y teatro. Se ha afianzado como gran escenario madrileño convirtiéndose en referente para las compañías de teatro que exhiben sus trabajos en esta Sala.

La Sala Jardiel Poncela acoge habitualmente una variada programación más alternativa en la que tienen cabida actividades de disciplinas artísticas relacionadas con las artes escénicas, música, danza, teatro para adultos y para bebes, conferencias, debates, encuentros, poesía escenificada y talleres. La polivalencia de la sala se incrementa ofreciendo una mayor libertad en cuanto a la ubicación de público y escenario. Su configuración permite la realización de más de una actividad en un mismo día. Dependiendo de la disposición de las butacas el aforo oscila entre 95 y 175 espectadores.

Los dos mil metros cuadrados que conforman la Sala de Exposiciones se dedican a muestras temporales cuyo contenido es de amplio interés para el público. Fotografías, esculturas, pintura, audiovisuales…, son algunos de los soportes que han formado parte de las exposiciones que se han podido ver desde su inauguración.

La Sala Polivalente nace con el objetivo de ofrecer nuevas actividades a los madrileños, con este fin se realizan entre sus paredes conferencias, talleres, master class y otros muchos encuentros destinados a acercar a los artistas al público.