Bien está que fuera tu tierra, Galdós.

Una obra concebida como un proyecto de indagación en sí misma.  De este modo, a través del juego entre las fronteras de la ficción, los cinco actores del espectáculo se verán reconvertidos en investigadores escénicos. Todo comienza con una pregunta: ¿Cómo repensar a Galdós desde el siglo XXI?.

La respuesta a ello llega con un golpe de suerte: el descubrimiento en los archivos de la Biblioteca Nacional de la autobiografía novelada que Galdós escribió en sus últimos días y que jamás dio a conocer. A través de la escritura y dramatización en directo de estos manuscritos, los ecos de la historia e intrahistoria de nuestro país atravesarán la representación: Sisita, José María de Pereda, Real Academia Española, Concepción Arenal, El Liberal, Pardo Bazán, Café Universal, Valle Inclán, Maura, Isabel II, Exposición Universal, Partido Socialista Obrero Español, Margarita Xirgú, Clarín, Teatro Español…

Encuentros con el público (al término de la función): 5 y 26 de noviembre.

Actividades pedagógicas - Campaña escolar. Más información AQUÍ
La propuesta pedagógica se divide en tres fases:
1.  La compañía Venezia Teatro visita al centro para presentar la propuesta pedagógica dos semanas antes de que los estudiantes asistan a la función.
2.  Los alumnos asisten a la representación de “Bien está que fuera tu tierra, Galdós”, en el teatro Fernán Gómez.
3.  Tras la representación los estudiantes asisten a un taller de lectura y creación dirigido por Alma García (miembro de la Cía).

 

Galería

Ficha artística:

Dramaturgia: Alma García
Dirección: José Gómez-Friha
Con Esther Isla, Macarena Sanz, Alma García, Antonio Fernández, Julio Hidalgo
Asesor Dramatúrgico: Álvaro Tato 

Recordar hoy a Galdós implica adentrarse de lleno en la complejidad de su personalidad, en la variedad de su literatura y en el enigma de algunos de los aspectos de su pensamiento: recuperar su identidad a través de cómo Galdós se ha comunicado con el mundo, supone encontrar una fecunda red de interconexiones que permitan trasladar al presente escénico la esencia de lo que verdaderamente pudo ser el escritor canario. Por ello, tras un fecundo año de conferencias, charlas y diferentes adaptaciones de su obra literaria, la dramaturgia que hemos planteado quiere funcionar, en cierto modo, como aire fresco (tanto conceptualmente como por los textos escogidos) que arroje nueva luz sobre Galdós y la sociedad de su tiempo: un viaje de ida y vuelta que acabe llegando
a cómo hoy en día el escritor continúa teniendo mucho que decirnos.

A lo largo de las escenas ondearán las voces no solo de los principales personajes de nuestra historia, sino también de todas aquellas personas y momentos que influenciaron en la óptica con la que Galdós aprendió a mirar el mundo. Entender, por lo tanto, la manera tan estrecha en la que obra y vida del escritor dialogaron.  Espectáculo concebido de forma caleidoscópica que descubra al espectador la capacidad de Galdós para navegar por lo más recóndito del ser humano, de la sociedad española: descubrir y manifestar sin reparos la incomodidad que supone contemplar las aristas de lo que aún continuamos sin saber solucionar. Por todo ello, importa, más que nunca, exclamar: “¡Bien está que fuera esta tu tierra, Galdós!”, pues solo así el público del siglo XXI puede advertir la suerte de que nuestro patrimonio cultural pueda contar con la fuerza de unas palabras que continúan generando ecos y paralelismos con nuestro presente.

SOBRE VENEZIA TEATRO
Nace en 2012 con la intención de dar voz a las palabras de nuestros clásicos universales. Desde entonces, ha intentado diversificar su experiencia profesional. Ha realizado los siguientes espectáculos: La Hostería de la Posta, La isla de los esclavos, Los Desvaríos del veraneo, Tartufo, el impostor, Casa de muñecas y La escena número 12.  Precisamente este último montaje marca el fin de la primera etapa de la compañía.

Se abre un nuevo periodo con Venezia, una segunda etapa, donde se retoma su andadura teatral con una estructura interna de división de responsabilidades según las etapas del proceso de producción en el que el espectáculo se encuentre.  Ha aumentado el número de responsables y persigue, entre otros objetivos, el equilibrio entre la calidad artística y la dignificación de las artes escénicas en el plano laboral.