Exposición: El Pintor de canciones

1950- 1978- Artes visuales, escritura y música popular en el estado español
Finalizada
Él pintor de canciones.  Crédito Imagen: Pep Rigol. Imagen tomada en la 15 horas ciudad de Burgos. 5 de julio de 1975

La exposición El Pintor de canciones, comisariada por Javier Panera,  analiza  las conexiones entre las artes visuales, la escritura y la música popular en España desde 1948  hasta 1978, poniendo énfasis en los estrechos vínculos que dichas prácticas mantuvieron con los movimientos políticos, sociales y contraculturales que se estaban desarrollando en ese periodo.  Los capítulos de la exposición.

Crédito Imagen: Pep Rigol. Imagen tomada en la 15 horas ciudad de Burgos. 5 de julio de 1975

Galería

 

¿Puede un acorde distorsionado, la estrofa de una canción, o la iconografía de una portada de disco convertirse en una fuerza social transformadora? 

¿Es posible encontrar “briznas de utopía” en los pliegues cacofónicos de un poema fonético o en el gesto improvisado de un bailarín?  

¿Se pueden trazar estrategias de resistencia con las humildes viñetas de un cómic o con el ocurrente eslogan de una camiseta? 

¿Es capaz una rima o un juego de palabras, de provocar que nos replanteemos nuestras certitudes ideológicas?, ¿es posible una república de poetas? 

¿Puede la longitud de los cabellos, el maquillaje o la bruma de marihuana de un festival de música al aire libre articular nuevos imaginarios para la acción?

El Pintor de canciones
La exposición EL PINTOR DE CANCIONES analiza las conexiones entre las artes visuales, la escritura y la música popular en España, desde 1948 hasta 1978, poniendo énfasis en los estrechos vínculos que dichas prácticas mantuvieron con los movimientos políticos, sociales y contraculturales que se estaban desarrollando en ese periodo.

De modo directo o indirecto, la culturapopular –particularmente la asociada a la música- se convirtió en una seña de identidad de una juventud rebelde: del Mayo del 68 en París a la oposición a la guerra de Vietnam en EE. UU. y en el caso de España la lucha por la democracia.
Entre 1948 y 1978 fueron muchos los creadores (pintores, escritores, cineastas, dramaturgos...) que –tan fascinados por su estética como por su potencial subversivo- integraron en sus prácticas culturales elementos que se relacionan de modo directo o indirecto con los comportamientos, actitudes e iconografías de la música popular, contribuyendo a minar, desde dentro, los pilares de la ya fisurada sociedad española.

La exposición reúne más de 400 piezas, sobre diferentes soportes, de artistas como: Català Roca, Oriol Maspons, Xavier Miserachs, Pilar Aymerich, Pep Rigol, Alberto García-Alix, Jorge Rueda, Ouka Lele, Eduard Omedes, Juan Santiso, Eliseo Villafranca, Nazario, Ceesepe, Montxo Algora, Joan Brossa, Antoni Tàpies, Modest Cuixart, Josep Tharrats, Joan Miró, Antonio Saura, Millares, Equipo Crónica, Genovés, Basilio Martín Patino, Iván Zulueta, Gonzalo García Pelayo, Francesc Bellmunt, Darío Corbeira, Fernando Millán, Herminio Molero, Manolo Quejido, Manuel Barbadillo, Elena Asins, Juan Hidalgo, José Miguel Ullán, Francisco Pino...

La muestra se divide en distintos capítulos perfectamente diferenciados:
1. Una oda a Louis Armstrong y un blues para Joán Miró. Vanguardia artística y jazz durante el franquismo y la guerra fría.
2. Canciones para después de una guerra.
3. En plena calle y a solo cien metros de la Cibeles. Las matinales del Price (1962-1964).
4. Cuando España hizo ¡Pop!.
5. El pop en el campo de batalla. Arte y canción como formas de resistencia.
6. Esta guitarra es una máquina de matar fascistas. Violencia política y activismo artístico.
7. Informalismo y canción de autor.
8. Denegada. La censura discográfica durante el franquismo.
9. Hombres de las praderas vs. hijos del agobio.
10. Estar (o no) en el Rrollo / Vibraciones underground.
11. Una escritura para ver, una pintura para leer, una música para pensar… / Una república de poetas.
Comisario: Javier Panera.