Gilgamesh es la adaptación del relato sumerio considerado primera obra literaria en la historia de la humanidad. Un poliédrico poema que trata los anhelos más profundos del hombre, el sentido de la vida y la muerte, la naturaleza de la espiritualidad, nuestro origen y nuestro destino, en una alegoría que invita a asomarse al abismo del tiempo y la palabra para emprender un viaje a través de las figuras retoricas, los símbolos e imágenes arquetípicas que alberga nuestro subconsciente colectivo.

Actividades de Participación:
28 de febrero - Encuentro con el público (al término de la función).

Última sesión del taller (ABIERTA AL PÚBLICO) 1 de marzo  (De 16:30 a 18:30 horas). Retorno al origen.   El Teatro antropológico. Taller de artes escénicas. 
Impartido por el director Alex Rojo. Con la participación del elenco y del equipo artístico de la obra.

Colabora Casa  Árabe

Galería

Sinopsis: 

El pueblo de Uruk tiranizado por el Rey semi legendario  Gilgamesh, pide a los dioses que envíen un salvador que libere a los habitantes  del dominio del caudillo. Estos crean a Enkidu, un ser igual en fuerza a Gilgamesh. Aunque Gilgamesh es vencido por Enkidu, se hacen inseparables  amigos y emprenden un viaje en busca de la gloria, en el que se enfrentan a criaturas mitológicas, desafian el designio divino. Los dioses deciden castigarles, así  enferman a Enkidu.  Gilgamesh solo y aterrado ante la idea consciente de su propia mortalidad emprende un viaje en busca de su antepasado Utanapisthim, quien sobrevivió al diluvio, con el fin de que le revele el secreto de la inmortalidad. 

Ficha técnica y artística:

Género:  Drama
Duración: 95 minutos 
Reparto: Ángel Mauri, Alberto Novillo, Alfonso Luque, Macarena Robledo, Irene Álvarez 
Dramaturgia y dirección: Alex Rojo 
Asistencia de dirección: Mariana Kmaid Levy
Espacio escénico: Alex Rojo y Alberto Romero 
Iluminación: Carlos E. Laso
Música original: Alex Rojo
Diseño de vestuario y ambientación: Alex Rojo y Alberto Romero
Con la colaboración de Casa Árabe

Sobre la obra:

El poema de Gilgamesh es la obra literaria mesopotámica más antigua conocida, de gran importancia para las ramas de la antropología y la lingüística.  Fue  uno de los hallazgos arqueológicos más importantes del siglo XIX,  llevado a cabo por Sir Henry Layard, traducida posteriormente por el asiriólogo George Smith, desde el  cuneiforme escrito  en tablillas de arcilla tallada y cocida, las más antiguas conservadas en su mayoría en el British Museum pertenecientes a la cultura sumeria paleo babilónica.  
 
Se atribuye la autoría del poema al escriba Asirio Sin-leqi-unninni por haber dejado constancia  casi inalterada del poema completo hacia el año 1400 a.C. Tales piezas arqueológicas fueron recuperadas en la biblioteca de Asurbanipal en Ninive, (Irak). 

Su tema central es el tratamiento de la vida y la muerte en forma poética, y define una estructura que quedará impresa subyacente en el resto de composiciones literarias que le siguieron en el tiempo, “el viaje del héroe”.

Los historiadores expertos en Mesopotamia, se refieren a Gilgamesh como el primer héroe trágico. Encontramos aquí los primeros versos de la humanidad, que son un reflejo y un dictado de los albores de la conducta verbal.

La obra Gilgamesh parte de una mirada hacia las profundidades del tiempo desde los ojos del primero de los reyes legendarios, como también de los semidioses míticos de la tradición oral. Un ser humano que se enfrenta a la diatriba del amor y al dolor de su pérdida. Un hombre que contempla su propio deterioro en el camino de su autodescubrimiento, cuya tarea es la búsqueda de un conocimiento vital.