Alguien voló sobre el nido del cuco

Una obra de Dale Wasserman, basada en la novela de Ken Kesey. Dirección y traducción Jaroslaw Bielski.
Alguien voló sobre el nido de cuco

“Somos la psicocerámica humana, la vajilla rota de la humanidad” (Dale Harding).
Una corrosiva metáfora de la sociedad que pretende aislar, transformar y finalmente aniquilar a las personas cuya imaginación y razón son tan poderosas que hacen ignorar a los sentidos cuando éstos se enfrentan a ellas.

Espectáculo recomendado para mayores de 14 años.

Encuentro con el público:  Jueves 18 de octubre (al término de la función).   Con presencia de director, reparto y la productora, La Dalia Films.

Galería

Sinopsis:
Buscando su libertad, Randle McMurphy se las ingenia para huir de la cárcel y ser trasladado a una institución mental, donde se encontrará con los pacientes de la Gran Enfermera Ratched, un grupo de enfermos que, incapaces de soportar la presión de la vida moderna y encerrados por voluntad propia, sobreviven felizmente entre juegos de mesa y descargas eléctricas.

Pero la libertad que buscan los pacientes junto al recién llegado y revolucionario McMurphy no tiene nada que ver con la libertad que representan los médicos y enfermeros de la “sociedad libre”. Es entonces cuando surge la tragedia, cuando la institución, o "Máquina Oscura", como dice el Jefe Bromden, decide sacrificar al individuo en nombre del bien común.

Sobre la obra:
¿Qué queda de aquella época que describe Ken Kesey en su estremecedora novela? ¿Por qué merece la pena volver a ella hoy?

Nuestro montaje es una idea propuesta por una productora de cine, La Dalia Films, que ve una gran oportunidad en fusionar la experiencia del mundo de la imagen del cine con el mundo de la emoción del teatro en un espectáculo próximo al espectador de hoy.

La novela de Kesey y la versión escénica de Wasserman sitúan la acción en un hospital psiquiátrico, que en nuestro montaje no deja de ser una gran metáfora del mundo actual controlado por la televisión, internet y los teléfonos móviles, como una especie de chatarrería, cementerio de automóviles humanos, un zoológico de unos personajes incapaces de encontrarse en un mundo exterior, enloquecido por el despiadado dominio de unos sobre los otros.  Pero incluso en ese mundo de aparente paz y sosiego, hay unos pocos que controlan y manipulan la situación y otros que se dejan controlar y manipular, porque no saben o no quieren pensar por ellos mismos, convirtiéndose voluntariamente en los súbditos de la máquina del poder.

McMurphy es un rebelde sin causa, o con causas más que suficientes, pero incomprendidas por esos súbditos, cómodos en su esclavitud e inconscientes de las devastadoras consecuencias de esta. Él se rebela, reivindicando su libertad. Una actitud, tal vez, ingenua, estúpida, olvidada ya en este “nuestro” mundo del bienestar adormecido por los fármacos de la globalización. Una actitud que crea el peligro de poder contaminar a otras mentes. Por tanto, debe ser aniquilada, tiene que desaparecer de la sociedad. Desaparecer o, tal vez, volar libremente sobre el inexistente nido del cuco.
Jaroslaw Bielski

Ficha artística
Autor de la obra: Dale Wasserman, basada en la novela de Ken Kesey
Reparto: Pablo Chiapella, Alejandro Tous, Mona Martínez, Niko Verona, Emilio Gómez, Rodrigo Poisón, Fernando Tielve, Sergio Pozo, Ramón Valles, Carmen Ibeas, Manuel Tiedra, Manuel Teódulo, Javier Sáez, Chechu Moltó, Iris Rico.
Dirección y traducción: Jaroslaw Bielski

Ficha técnica:
Producción: La Dalia Films  y Adaptaciones Teatrales 2018, A.I.E.
Propuesta artística: La Dalia Films, con la colaboración de Niko Verona
Productores ejecutivos: José Luis Rancaño y Silvia Melero
Escenografía: Laura Lostalé
Diseño de iluminación y vídeo: Felipe Ramos
Vestuario: Fede Pouso y Almudena Bretón
Composición musical: Luis Prado
Ayte. de Dirección: Pablo Esguevillas
Maquillaje y peluquería: Helena Domínguez
Equipo de producción: Mamen Tortosa
Distribución: Elena Millán Capote
Prensa y comunicación: Marea GlobalCOM