MI ABUELA NO SE LLAMA CARMEN

A Pulmón Producciones, Mediterránea y Contraproducións
    Descripción

    ¿Se puede una construir a sí misma?
    Un viaje tan espiritual como terrenal que no dejará indiferente a nadie.

    “Mi abuela no se llama Carmen” es el viaje de una nieta que redescubre a su abuela en los últimos momentos que pasaron juntas. 
    Se habla de la vida y de la muerte, de la memoria histórica y de la falta de memoria.
    De experiencias no contadas, de un pasado algo oculto que dibuja a una nueva abuela que ya había empezado a desdibujarse.
    De decisiones vitales a las que solo las mujeres nos enfrentamos, de la gestación, de la maternidad y de la soledad.
    La amistad y la familia como puntos cardinales. Antiguas lealtades, herencias invisibles y memorias ancestrales, se presentan como una partitura que debiéramos seguir.
    ¿Se puede una construir a sí misma?
    Un viaje tan espiritual como terrenal que no dejará indiferente a nadie.

    Se trata de una autoficción, en la que encontramos las tres identidades propias del género: una autora que a su vez es narradora y personaje principal. Se trata de una autobiografía con tintes de ficción en la que la biografía de mi abuela se combina con la mía.

    La obra es un monólogo pensado para ser dicho apelando directamente al público, no solo al contarle las historias y secretos de Carmen sino también al compartir las reflexiones y emociones que a lo largo de este viaje de despedida afloran en la nieta. El espectador acompañará a Carmen y a su nieta a lo largo de poco más de dos años… En escena conviven diferentes capas espacio-temporales donde la actriz va saltando de una a otra, haciendo de “Carmen“, de “nieta” o de “autora” de la propia historia.
     

    Autoría, dirección e interpretación: Ana Mayo
    Asesoría escénica: Fernanda Orazi
    Colaboración en la dirección: Marlene Michaelis
    Escenografía: Berta Navas
    Iluminación: Beatriz Toledano
    Vestuario: Sofía Nieto (Carmen 17)
    Asesora de movimiento: Ana del Arco 
    Imagen y fotografía: Geraldine Leloutre
    Jefa de Prensa: María Díaz
    Jefa de Producción: Belén Pichel
    Producción: A Pulmón Producciones, Mediterránea y Contraproducións
    Distribución: Mediterránea y Contraproducións

    Resumen

    Tengo la certeza de que algo resuena de una forma diferente en nuestro interior cuando pensamos en nuestras abuelas. La mía, mi yaya, fue excepcional porque era la mía y estoy convencida de que a muchas de las que estáis aquí, os pasará algo parecido con la vuestra.

    Cuando nos colocamos en el papel de nietas aparece algo muy pueril, se impone una bondad, una mirada “buena” en la que raramente cabe el cinismo, la ironía, el sarcasmo o la burla. Desde este amor se fue hilvanando el texto, a modo de homenaje.

    Mi abuela no se llama Carmen nunca tuvo la pretensión de ser un texto teatral, simplemente se impuso la necesidad de compartirlo.

    Sobre el texto

    Mi abuela no se llama Carmen nace el día en que mi abuela cumple 90 años y siento la necesidad de escribir acerca de ella, consciente de que es poco el tiempo que nos queda juntas.

    Siempre he vivido a mi abuela de manera excepcional, como si fuera una abuela diferente a las demás, como seguramente muchas nietas vivan así a sus abuelas. Para mi, ha sido siempre una persona entusiasta y feliz, no la he oído quejarse por casi nada, ni de su pasado ni del presente que hemos compartido. Pero los últimos años de su vida la han desdibujado. Y es que el ser humano, cuando empieza a perecer, da la sensación de que va perdiendo su esencia, su identidad, hasta que a veces, dejamos de reconocer a nuestros seres más queridos porque ya no son lo que solían ser.

    Este relato es un viaje en el que aprender a decir adiós a una abuela antes, incluso, de que muera. En esta despedida, lenta pero armoniosa, tuve que lidiar con sentimientos encontrados como haber deseado una muerte más pronta y sobretodo más digna para mi abuela a la que, sin embargo, no quería decir adiós. He sentido que el tiempo se nos escapaba entre visita y visita. Me quedaba mucho por saber de ella y me aterraba la idea de que en un futuro la llegase a pensar como una desconocida.

    El texto indaga también en el universo femenino nieta-abuela que se ha creado a lo largo de los años. Igual que el ADN mitocondrial, que solamente se recibe por vía materna y solo las mujeres lo aportan de nuevo a la cadena genética de sus hijos, hay herencias invisibles entre las mujeres de una misma familia que pasan de generación en generación. Estas herencias también nos conforman y nos recuerdan que somos parte de lo que fueron ellas, que en alguna parte, somos ellas.

    Sobre la autoría, la dirección e interpretación

    Ana Mayo

    Actriz nacida en Barcelona y diplomada en el Col·legi del Teatre. Residente en Madrid desde hace años, ha trabajado en los teatros públicos de la ciudad protagonizando espectáculos como Sólo un metro de distancia y Las cartas de Cristián, ambas de Antonio C. Guijosa, Elena Fortún de Maria Folguera, La armonía del silencio de Lola Blasco, Medida por medida de W.Shakespeare, Stockman de Ibsen, Los desvaríos del veraneo de Goldoni,…que le han valido tanto el reconocimiento del público como el de la profesión. En el circuito privado ha trabajado en, Alimañas Brillantes de Philip Ridley, Otoño en Abril de Carolina África, El Funeral de Manuel Velasco o El Milagro en casa de los López de Mihura, entre tantas.

    En televisión, la hemos podido disfrutar en Seis Hermanas, Machos Alfa, La que se avecina, El Pueblo, Centro médico o El comisario, entre otras.

    A lo largo de estos años ha seguido formándose como actriz de la mano de Pablo Messiez, Andrés Lima, Fernanda Orazi o Lorena García Bayonas, entre otros.

    Además, compagina la interpretación con la formación en dirección escénica. Después de un año de entrenamiento como creadora de la mano de Carlos Tuñón, sigue explorando nuevas dramaturgias. En estos momentos ha finalizado su primer texto teatral Mi abuela no se llama Carmen ha creado la plataforma A Pulmón para dar forma a nuevos proyectos.

    Fernanda Orazi 

    Es la asesora escénica en la obra. También actriz argentina formada en La Escuela Metropolitana de Arte Dramático de la Ciudad de Buenos Aires. Desde los 15 años, edad en la que se acercó por primera vez a la actuación, su vida ha girado en torno a ella desde varios frentes: el ser actriz fundamentalmente, la pedagogía y la dirección. Todo es una práctica fundamental de la misma cosa que tiene que ver con la producción de la actuación. Residente en Madrid desde hace más de 12 años, llegó a España de gira con una compañía de la que formó parte durante 8 años en Buenos Aires, dirigida por Ciro Zorzoli. En nuestro país ocupa la mayor parte de su tiempo actuando e impartiendo talleres de entrenamiento para actores. Ha trabajado en muchas obras de y con Pablo Messiez, Claudia Faci, Ernesto Caballero, Pablo Remón, Denise Despeyroux, La Tristura y Pascal Rambert, entre otros directores y directoras. Ha dirigido tres trabajos, todos producto de un largo proceso de preguntas a la actuación, que al final siempre acabaron en obra.

     


    Teatro
    Adultos
    Jóvenes