AMEE - Javier Pedreira, Eduardo Polonio, Reyes Oteo, Isidoro Valcárcel Medina

Concierto de guitarras y electrónica
Javier Pedreira (y varios artistas)

Sábado, 25 de mayo – 19:30 h

Isidoro Valcárcel Medina: Viva Madrid que es la Corte (1992), audio (15'). [instalación sonora desde la apertura de puertas a las 19:00]
Reyes Oteo: Por la calle de Amargura, con Rafael Díaz (2009), audio de la obra para clarinete y electrónica (7'). [Instalación sonora desde la apertura de puertas a las 19:00]
Eduardo PolonioValverde (versión IV) (1981-92), con Javier Pedreira, para guitarra y electrónica grabada (8')
Javier Pedreira: Concierto de guitarras (estreno)

 

Galería

El eje en torno al cual gira la tercera sesión de AMEE es la figura flamenca de lo migrante, turístico y pasajero. El preludio de esta sesión, desde la apertura de puertas a las 19:00 hasta el inicio del concierto a las 19:30, se compone de la grabación sonora realizada en 1992 por Isidoro Valcárcel Medina para la megafonía de Liverpool St. Station de Londres. La obra se realiza mediante la grabación ambiente de la estación de Atocha (Madrid) y la lectura de un manual idiomático para turistas con frases tópicas en inglés y en español. En varios momentos de la grabación suenan de fondo pregones de zarzuelas como “Jeroma la castañera” y malagueñas como la que da título a esta obra, Viva Madrid que es la Corte.

De Reyes Oteo se muestra, en formato de instalación sonora antes del concierto, la grabación de la obra Por la calle de Amargura (2009), que evoca una topología similar a la de Valcárcel Medina. Se trata de una obra concebida para clarinete y electroacústica, sobre una saeta transcrita por E. Ocón. La composición sirve a la narración pasionaria de la historia sacrificial por excelencia, interviniendo los elementos tradicionales de su lenguaje: el ‘quejío’ desgarrado de las voces, los toques del llamador o el murmullo popular.

La lenta mutación de una falseta de taranta hacia otra de bulería es el tema de Valverde (1981), obra escrita por el compositor Eduardo Polonio en un principio para guitarra flamenca. Partiendo de un proceso repetitivo de paladeado nota a nota, inicialmente ejecutado por José Manuel Berenguer, la obra ha sido sometida, hasta su versión IV (1992), a la migración de la guitarra hacia la electrónica. Esta última versión está interpretada por Javier Pedreira a la guitarra; a su cargo prosigue un concierto de improvisación con el propósito principal de explorar, cuestionar y contrastar los límites de la propia guitarra.

Obras plásticas: Isidoro Valcárcel Medina, Eduardo Polonio y Rafael Guijarro
Guitarras y electrónica: Javier Pedreira